lunes, 29 de octubre de 2012

No ganamos para sustos...

La verdad es que frío hacía un rato, este domingo por la mañana los termómetros nos despertaron con una gélida temperatura pero disfrutamos de una atmósfera limpia y un sol brillante que ayudó bastante en la escapada por el Cañón del Río Guadalix. 
No eramos los únicos bikers que se les ocurrió pedalear por este paraje hoy domingo, y a primera hora, el parking del polideportivo de El Molar estaba abarrotao. 

Acudimos cuatro, bien abrigados, nos lanzamos por las rampas de aquellas tierras, y gastamos los primeros comodines de la ruta, el comodín de "la cuesta abajo", pues arrancamos bajando, y el comodín del "aire a favor" pues lo llevábamos detrás empujando. A pesar de ello no podíamos aventurarnos en estos caminos desconocidos a gran velocidad, pues cualquier error te llevaba por un barranco del que solo se sube en camilla, así pues, cuidadin cuidadin. Aun con esas, este que escribe en uno de los primeros repechos, y asustado por el agarre del pedal automático tuve que tirarme hacia un lado del camino, pues este estaba lleno de piedras fijas al suelo que no te dejaban apenas margen de maniobra.  Fue el primer aviso, pero a pesar de ello,  a tan solo 100 metros, hubo un segundo aviso,  ya mas serio: la rueda delantera se clavó y salto con doble tirabuzón,  en el parte de lesiones solo una uña despegada.

Sin importancia, seguimos disfrutando el paisaje, del aire, del silencio. Solo se podían oír los ruidos de los neumáticos en el camino, golpes sordos sobre la piedra,  tanto árbol absorbía las ondas sonoras, y nos mostraba a nosotros solos en medio de la naturaleza. Y ahí vino el siguiente susto, dos ciervas que se cruzan en el camino, nos descubren ya cerca, se asustan, y al gritarlas suben cerro arriba clavando las pezuñas en el suelo aún húmedo por el relente de la noche.  Maravillas de la naturaleza, seguimos rodando disfrutando del río. Avandonamos el camino empedrado y tomamos un tramo con asfalto antiguo, de aquellos asfaltos que llevan decenas de años sin repasar, abandonados en los presupuestos del estado. Y después un camino de tierra, que parecía mas seguro, desde luego mas cómodo, las piernas ya han entrado en calor, y se camina cómodamente. En esas Bk-nass baja la guardia, y aprovecha para beber agua, y zassss, golpe sordo contra el suelo, apenas nos enteramos, lo echamos en falta unos metros mas adelante. Susto en el que se rompe la base para llevar la pda con la ruta. Con la rodilla dolida este hombre nos lleva a la fuerte subida que nos espera, cogemos altura, toda la que habíamos bajado hasta ahora. Ya vamos sin comodines, y aqui el comodín del público no sirve.


Alvaro tira del grupo, nos quedamos atrás los cuñaos, 6 kilómetros con tramos de fuerte pendiente, el sol no calienta aún, pero el aire lo notamos de cara. Marcamos cada uno su ritmo, y para arriba.  Durante la subida, nos cruzamos con vacas, toros mansos, que al principio nos asustan, pero pacen tranquilamente. Coronamos, y llegamos incluso a cruzarnos con un potro de apenas unas semanas. Un momento delicado llega cuando un cartel nos advierte de que hay una tortillera con parrilla en la zona: ¿nos dará con la parrilla en la cabeza? Espero que no, pero vamos, estamos nosotros ahora como para barbacoas. 

Que susto!!!!!


Aunque habíamos cogido altura, aún la ruta nos exigía en ciertos repechos; pusimos rumbo a la presa de Pedrezuela, de camino nos maravillamos unos instantes disfrutando del vuelo de tres águilas que elegantes sobrevolaban en la zona. Y llegamos a la presa, nos encontramos con la valla de entrada cerrada, pero el seguridad se tomó la molestia de venir a indicarnos que podíamos atravesar la valla y llegar a la presa. Numerosas rutas atraviesan la presa.
sobre la presa.

 Y cruzamos la presa, y fotos de rigor y seguimos nuestro camino ya casi de regreso al Molar donde habíamos aparcado los coches a primera hora.
Aunque estaba previsto llegar al Vellón, nos apartamos y lo dejamos pendiente para la próxima ocasión que sin duda volveremos. Se nos ha echado el tiempo encima. 



Fueron 35 kilómetros de una ruta exigente en plena naturaleza; una excelente forma de disfrutar de la bicicleta, de la naturaleza y como no como siempre de la compañía. 
Vamos a pensar la siguiente. 







lunes, 22 de octubre de 2012

Lluvia a la vista....


¿Me tiro o no me tiro?
En la escapada de esta semana hemos progresado bastante, como no podía ser de otra manera, copiando a los deportistas de élite, antes de emprender la aventura, al propio estilo de Felix Baumgartner, consultamos el tiempo una y otra vez, a ver si llueve, sino llueve si, si  llueve no, en fin, al final el pronostico del tiempo decía que iba a llover, y no hubo afluencia de bikers. A si que para no perder el domingo, y en solitario, retomé mi vara, me convertí en el tío de la vara para rodar por las tierras de mi amiga la provincia de Toledo.  Tomo como punto de partida  Navalcarnero, tierra de vino, y caza para salir en dirección hacia Mentrida. Sin gps, a la aventura, solo con mi orientación y con la ayuda de los cazadores que abundaban en la zona, una vez abierta la veda la semana pasada. La bajada desde Navalcarnero hasta Mentrida transcurre con el viento en contra y me lleva primero hasta Villamanta, donde tomo la Cañada Real Segoviana que me lleva en dirección de Valmojado. En uno de los cruces cambio de dirección y para tomar la dirección hacia Mentrida.El terreno lo forman cerros y montes y el camino no transcurre por los valles de los cerros, sino por el propio cerro lo que da una perspectiva muy diferente del paisaje. Ruedo vigilante, con la mano preparada por si tengo que hacer uso de la vara, y varear algún perro de esos que andan sueltos por estas fincas,  pero sin duda el mayor peligro lo representan los numerosos tiros que se oían de los numerosos cazadores a los que los pronósticos de lluvia no les restaron fuerzas para disfrutar del monte.  Hay peligro de algún perdigón perdido.

Con la Vara en la espalda.
Ya en Mentrida, tomo la carretera que la une con Valmojado para buscar un camino hacia Calypo-Fado y después a Navalcarnero, y tras un par de entradas en falso, consigo abrir la ruta hacia mi destino. Y hago entonces la parada para el momento plátano, en solitario añoro a mis compañeros y la hago breve para no enfriarme. Encaro hacia Navalcarnero casi paralelo a la nacional -V.

Al final 54 km que transcurren por caminos sin arena suelta, facilmente rodables, caminos que atraviesan cerros y montes llenos de piezas de caza, vides olivos y encinas. Se nota la presencia cercana del Río Alberche que a estas alturas ya es caudaloso; dejo pendiente para las próximas escapadas el rodar por la Cañada  Real, y seguir bajando hasta Escalona del Alberche disfrutando de la ladera del río.

Por cierto al final, hizo un día explendido, soleado, y la lluvia de la semana, lejos de hacer charcos, aplanó el polvo y lavó el aire, una gozada.

Pasad buena semana.



miércoles, 3 de octubre de 2012

De Menos a Mas por el anillo verde.


Momento plátano.
Como no podía ser de otra manera, hoy domingo quedamos temprano, en el metro de la casa de campo, para esquivar charcos, hemos decidido dar una vuelta a Madrid por el anillo verde. Un circuito que transcurre entre el espacio que dejan M-40 y M-30, de mas de 60 km y que une todos aquellos pequeños pueblos de Madrid, que dejaron de ser pequeños para pasar a formar parte de Madrid, fueron de menos a mas.

Igual nosotros, cuando salimos solos disfrutamos de la bici, y de la naturaleza, del aire, pero cuando salimos juntos además disfrutamos de la compañía, de la tertulia, y la amistad.  Pues tambien vamos a mas.  El niño de Parla esta semana tambien se le notó que iba a mas, ese control alimenticio del sabado le sube arriba, y no baja del plato grande y nos lleva en volandas, cada vez cuesta mas seguirle. Y Cacaito abandona su costumbre de estar atrás, y tomó la cabeza del pelotón en mas de tres ocasiones, se ve que al leer el blog se da por aludido y se viene tambien arriba. Descubirmos su secreto, lleva mp4 y va escuchando musica "Eye of the Tiger" al propio estilo de Rocky Balboa, se motiva y empuja.
En la explanada del Rey.

Bk-nass modera, todo un caballero, espera al ultimo y tira arriba cuando procede, es el caballero del grupo.  Los demás, estamos para lo que surge, que hay que apretar, se aprieta, que hay que parar pues se para. Disfrutamos sin mas.

Salimos de la casa de campo sobre las 9:00 pasamos de largo del lago, cuando Cacaito y el niño de Parla, como si del Coyote y correcaminos se tratara, disparados nos dejaron atrás, salieron desbocados; para deterneros tuvimos que pincharle una rueda a Cacaito, sino no había manera de frenarlos; pasó por boxes y cambiamos cámara en pocos minutos, desde ese momento se tranquilizó.
Arreglando el pinchazo.

 Despues ascenso por la cara rica de Madrid, Arroyofresno nos muestra el Madrid de la pasta. Sin detenernos llegamos al momento platano en Montecarmelo. Foto de rigor y nos lanzamos para seguir dando la vuelta a Madrid. Llega Sanchinarro, el Barrio del sabio de Hortaleza y Eduardo a la altura de Barajas se desvia para atender compromisos familiares, le dimos el premio al Pájaro Madrugador, desde las 8:00 horas dando pedales, salió el primero y bajó a la casa de campo rodando desde la Alameda de Osuna, rápido, salió incluso sin casco, un crack. Ese Edu como mola se merece una ola ooooooooooollllLLLLLLLLLLLLLAAAAAAAAAaaaaaaaaaaaaaa.

Pelotón

Llegamos al segundo avituallamiento a la altura del barrio de Belen Esteban (las Rosas), y desde allí, ahora cuesta abajo hasta el barrio de Ramoncín y el Potro, y nos dimos de bruces con San Fermin, y el parque del Rio Manzanares, atravesando el Pinar del Pozo del Tio Raimundo. Enlazamos con Madrid Rio, el niño de Parla dijo que por allí había menos pendiente, y dimos de lado al barrio de Rosendo (Carabanchel) y disfrutamos de la alfombra roja de Madrid, por donde pasean los madrileños, el Madrid Río.  Bk geforce vigilaba la situación, no perdía detalle, tranquilos chicos tranquilos, no hay prisa!!!!!!!!!!! La verdad es que habia mucha gente y no podíamos bajar la guardia, no sea que ocasionemos un accidente. El hombre estaba preocupado, imaginate que alguno nos caemos al rio, ¿como ibamos a contarlo en casa?
 El Madrid Rio nos muestra la cara del Madrid que recibe a todo el mundo, cosmopolita, ciudad europea.
En el Madrid Río.

Desde allí a la casa de campo de nuevo por la explanada del rey a coger el metro y devuelta a casa. Todos fuimos a mas esta semana, bueno todos no, hay un personaje que se apellida Mas, que en su caso va a menos, Artur Menos diría yo, que nos quiere "echar a reñir" para solucionar sus problemas, en lugar de venir a solucionarlos, como es su obligación. Para él este paseo por Madrid.
Esta semana le dimos la vuelta a Madrid por fuera, la que viene se la daremos por dentro. Madrid se para en el dia de la bicicleta, y se cubre de este invento que tanto nos alegra los domingos por la mañana. Buena semana a todos.

En la explanada del Rey.

Final de etapa.


video

La semana que viene Mas...