miércoles, 26 de junio de 2013

Por los castillos del medio tajo.

Tan solo con mirar el escudo de la provincia de Toledo podríamos adivinar lo que nos vamos a encontrar en la ruta de esta semana:  El águila bicéfala, coronada, que luce en el pecho la medalla dividida en cuatro partes, con dos castillos dorados sobre rojo, y dos leones sobre blanco, rodeada por el "toisón de oro", los castillos, los leones, lo dice todo sobre su provincia, águilas, castillos, señores feudales, el dorado de sus campos, tierras repletas de historia: La zona de Torrijos por su emplazamiento ha sido clave como alto en el camino que une, Madrid con Talavera, y Toledo con Avila. Una brecha en la tierra, que hay entre dos grandes ríos: el Alberche y el Tajo, una zona por descubrir. 
Para este primer fin de semana de verano, el homo polvorancus, abandona la edad de piedra, y se sumerge de golpe en la edad media, tomando como recorrido la Ruta de los Castillos del Medio Tajo que cada año promueve nuestro amigo David Moreira desde Moreocio  allá por el mes de Mayo, aprovechando el verdor de los campos, y que nosotros tomamos con retraso este año. 


Encaramos esta ruta justo en la fecha mágica del solsticio de verano, la noche mas corta, el día mas largo, San Juan,  cuando el sol se encuentra en todo lo alto del firmamento, el fuego purificador, una fecha mágica, el sol va a ser uno de los protagonistas de la ruta de este fin de semana. 


Asumen el reto 6 bikers, Towers, El curi, Jarkonen, Biker-nass, Chelero y Blogger,  que madrugan de lo lindo para llegar a la localidad de Escalona sobre las 8:00 horas, una hora mágica.
La ruta la comienzan a los pies del primer castillo del camino, Castillo palacio de Escalona, de origen romano,  y posteriormente musulmán ha sido uno de esos castillos que ha soportado batallas, asedios, herencias, y destierros alrededor de sus murallas, y seguro que ha tenido alguna princesa,  alguna suegra y  algún yerno complicado, en fin, lo tipico. Lo dejamos atrás para bajar al Río Alberche, lo cruzamos por su estrecho puente de piedra, las aguas bajan cristalinas, aun sin bañistas. 








Vamos entrando en calor, al principio con unos pequeños repechos, atravesamos algún arroyo, y ponemos rumbo a Maqueda, donde nos espera la primera foto-castillo de la jornada a los pies del castillo de la Vela, donde dicen que  vivió  Isabel la Católica, tiene un buen estado de conservación, ha sido  cuartel de la guardia civil. Un vecino de la zona se ofrece para inmortalizar el momento. 







Cumplido el objetivo ponemos rumbo a Caudilla,  algún tramo del track aparece arado, y nos obliga a forzar la maquina algo mas de lo previsto, encontramos alguna rodada entre los surcos de los arados, Towers tiene una caída leve, sin consecuencias, salvo la rotura del eje del pedalier de su burra,  sufrirá el chirrido subsiguiente practicamente toda la ruta desde este momento y la incomodidad de hacer fuerza sobre una pieza que no responde en optimas condiciones.





 Proseguimos hasta Caudilla, población abandonada que cuenta con restos de lo en otra época fue un castillo. Inmortalizamos el momento, los campos están repletos de cebada espigada y dorada, en algunos tramos ya segada y empaquetada en grandes alpacas. Como curiosidad esta es la tierra del gran ciclista Bahamontes, el águila toledano.






Nuestra siguiente parada será Torrijos, y su  palacio de Don Pedro de Castilla, hoy Ayuntamiento. Estamos casi en el meridiano de la ruta, post ponemos el momento plátano para  aprovechar que aún el sol no está en todo lo alto.  Hacemos una pequeña pausa para las fotos, y proseguimos rumbo ahora hacia Barcience, pero primero hacemos una foto a la fachada de la colegiata del Santísimo Sacramento.












Desde lo lejos podemos ver el castillo del s SIV, preside la zona desde lo alto de un cerro, a sus pies un pinar que nos da aire fresco justo antes de llegar a la cima, Jarkonen se atreve con el desnivel y no pone pie en tierra. Este castillo no tiene documentada acción bélica alguna, siempre  ha sido utilizado como mansión señorial. 















Aquí ya muestra el sol todo su poderío, el tigreton de "elcuri" está ya casi licuado, pronto se lo tendrá que comer a lametazos. Aun así no detenemos la marcha con el animo de retrasar el momento plátano, y proseguimos hacia nuestro siguiente pueblo: Huecas. 



Sin Castillo, este pueblo nos recibe en fiestas, con banderines por las calles, se nota que el pueblo aún duerme tras la fiesta toledana de la noche anterior. Esta vez el momento plátano lo hacemos con cervecita fresca en el bar que encontramos abierto. 




Nuestra siguiente parada, el pueblo de Novés, vemos indicaciones del camino de Santiago,  lo atravesamos rápidamente para poner rumbo a su Castillo de San Silvestre, algo de vegetación por el cruce de distintos arroyos,el arroyo grande del molinillo, o el arroyo de san silvestre, traen vida, consiguen que haya vegetacion en esta época del año. Nosotros en este punto, ya buscamos la sombra escasa, esa reservada en otros tiempos a ese pedazo de invento, tan util en estos campos, el botijo.


No han sido suficientes los electrólitos del tigreton del curi, y en una de las subidas sus cuadriceps le empiezan a decir "hasta aquí hemos llegao": el eje de Towers entona un chirrido ya preocupante. Empezamos a rezar porque ambos puedan terminar el recorrido. Desde luego coraje no les falta. En nuestras plegarias tambien suplicamos algún efecto mágico, cosmico, un eclipse solar, aunque sea parcial es de agradecer.



El sol ya si luce con todo su esplendor en lo alto del firmamento, entre la cebada, Chelero localiza  a la sombra una pareja de faisanes, escondidos de los rayos del astro rey. Ya vamos hacia Quismondo  "tierra sana y escasa de leña" descrita así desde 1575,  donde hubo una torre que servía de guia para la ruta que unía Toledo con la ruta de la plata en época del imperio romano. Los vecinos de Quismondo presumen de contar entre sus vecinos ilustres la saga de toreros "los dominguin",  Luis Miguel Dominguin, padre de Miguel Bosé, y su abuelo eran naturales de Quismondo.

Cruzamos la A-5 para ya poner rumbo al Río Alberche, y a Escalona. Al Cruzar el río vemos como ya han llegado los bañistas: el horario no nos permitido el baño purificador previsto para el final de la ruta. La foto finish la hacemos a los pies de la muralla de Escalona, después de tomar la correspondiente cervecita en un bar de la zona. 

Al final fueron 67 kilómetros de una ruta rodadora, divertida por la cantidad de pueblos que se  visitan y los castillos, todo  le da un punto diferente, muy recomendable, sobretodo en primavera, en la cita oficial, los campos en verde, las amapolas, y demás flores, crean un paisaje envidiable,  no os la podéis perder.  Repetiremos. 

Hasta la próxima. 

Texto: 3logger.
Fotografia: 3logger & Biker-Nass.
Video: El curi. 

miércoles, 19 de junio de 2013

Dos gallegos y un taxista.


Convencidos de que la Marañosa no iba a venir a Alcorcón, esta semana el Homo Polvorancus, especie especialista en el p´aca y p´allá, se da cita primero en las cavernas subterráneas del subsuelo de Alcorcón, toma el metro y se desplaza  a explorar la vecina localidad de Getafe. Encomienda la citada misión e impone galones de jefes de la manada  a Mabucar (comandante gallego), y Jarkonen ( teniente taxista). 
No se dio el tópico aquel que dice que cuando uno se encuentra con un Gallego en mitad de unas escaleras es difícil distinguir si sube o  baja, este domingo en la Marañosa, nuestro guia tenía meridianamente claro por donde nos quería conducir. Igual sucedió con el tópico del taxista,   Jarkonen dejó   a un lado esa tendencia innata en todos ellos, a darte un rulo por la zona para hacer la carrera un poco mas larga. Esa mezcla hacia imprevisible el resultado de la misma, pero al final, el resultado fue excelente, como siempre, de nivel alto.


La temperatura de este domingo si que permite al Homo Polvorancus lucir su pantorrilla peluda.


Con un sol de justicia comenzó la exploración de los terrenos desde la estación del El Casar en Getafe, en el primer waypoint, el  Cerro de los Ángeles, nos encontramos el pinar repleto de Romeros acampados y aún dormidos tras la segura juerga de la noche del sábado.

Abandonamos el frescor del pinar para tomar dirección a la Marañosa, primero por carril bici, y después por una amplia pista con grandes guijarros y polvo, mucho polvo que a nuestro paso se levantaba. Migaego, capitán del p´abajo, perteneciente a una especie del homo polvorancus mas acostumbrado a trepar arboles, y saltar por los manglares,  aburrido, empieza a flirtear por las cunetas y alzados del camino, hasta que algo falla, y lo lleva a una pirueta que acaba con este homínido tan especial en el suelo. Caída sin consecuencias, mas adelante habrá oportunidad de tirarse por los p´abajos de la marañosa.



El carril bici está repleto de bikers, hay momentos de congestión, en una curva tomamos un camino lateral que pronto se acaba. El homo polvorancus no rectifica, no da la vuelta, si el track dice que por ahí, pues por ahí, y sin rechistar, y todos a una,  caminamos un buen trecho por encima de la cebada dorada y espigada, apunto ya de la cosecha.  Al final el track tenía razón y apareció una senda que nos llevo hasta el corazón del pinar.
El sol ya está en todo lo alto, y el calor hace que salgan de sus madrigueras todo tipo de bichejos.  El homo Polvorancus como buen depredador se hace con alguna pieza, que muestra como trofeo, la captura sin matarla.
Dejamos a nuestra derecha el parque de la Warner de San Martín de la Vega,  y circulamos paralelos al río Jarama,  a nuestra derecha quedan  unos cortados vigilados atentamente por buitres, sin duda esperan a que algún mono vaya al suelo, y disfrutar de la preciada carne del homo polvorancus, jamón de mono con magro y betas de tocino (que algunos lo comparan con el jabugo). No fue así, y llegamos sanos y salvos al momento plátano que disfrutamos a la sombra y próximo a la desembocadura del Manzanares en el Jarama.

video











Tras la pausa, reanudamos la marcha, nos esperan varias rampas imposibles, cuestas trampa,  preciosas vistas de los cortados, y sobre ambos ríos. Salvada la zona, viene un tramo que pica hacia arriba, pero es donde alcanzamos las puntas de velocidad.



Algún que otro arroyo se nos cruza, pero casi todo el tramo se da sobre senda estrecha que recorremos con facilidad con la paellera (plato grande).




Pronto alcanzamos de nuevo el Cerro de los Ángeles, dejamos atrás algún incidente con los neumáticos de Mabucar, y nos adentramos en el pinar donde nos encontramos toda la romería ya comenzando su jornada de actividades y palmas.
Llegamos a la meta, todos sanos y salvos: es el momento de dar nuestro "hasta luego" a nuestro amigo Robinbiker, nuestro amigo  gallego, paisano del primer gallego que llegó a la luna,  que regresa al Ferrol entonando la canción de Shakira, ahí te dejo Madrid, concluyendo así su etapa por estas tierras. Queda inaugurada la sección de "homo polvorancus por el mundo", y como no podía ser de otra forma, lo inaugura un gallego, ya tenemos corresponsal por la terra galega, seguros de que por allí continuará su aficción por la Mtb, y se acordará de los caminos largos y tendidos de la meseta. Para él, le dedicamos el  destello de la semana.  Ha sido un placer.


Hasta la próxima.

Texto blogger.
Fotografia Migaego & Biker-nass

Video Migaego.